Cuando de telefonia celular se trata hay quienes no reparan en su economia.

Se trata del teléfono más sofisticado creado jamás por la marca taiwanesa que busca hacerse un espacio en este codiciado mercado, en el que también quiere competir LG con su G4.

Se trata de un dispositivo de alto rendimiento gracias a un poderoso procesador Kirin 930 Octa-Core de 64-bits, el cual es apoyado por una memoria RAM de 3GB.

En este punto no tiene nada que envidiar a sus rivales, así como tampoco su pantalla de 5,2″, full HD (1080 px).

Una de sus características más distintivas es la tecnología WiFi Direct que, entre otras cosas, permite “unir” las cámaras de otros dispositivos que tengan esta función y grabar desde distintos ángulos.

Un elemento mejorado respecto a sus versiones anteriores es la cámara. Huawei instaló una cámara de 13 megapixeles (sensor Sony), con un sistema de estabilizador óptico de imagen (OIS) de hasta 1,2º y sensor de cuatro colores (RGBW).

El aparato tiene una estética más que respetable gracias a una cubierta enteramente de aluminio, aspecto que también identifican a los teléfonos Apple y las versiones top de Samsung.

La P8 está disponible en Chile a un precio de $ 399.990.

Huawei se puso seria con el diseño el año pasado y apostó por metal y cristal para crear un móvil con personalidad y un buen planteamiento. Era el Huawei P7.
Este año han refinado el concepto y se han centrado en el aluminio como material principal. Un bloque rectangular, muy recto pero con las esquinas ligeramente redondeadas para facilitar el agarre. El terminal resulta equilibrado en mano, su peso está en la media de la competencia en la diagonal de las 5 pulgadas, pero sobre todo es muy fino, el que más en su categoría.